POR FIN VANDERULE

cabo ajo okuda cantabria
EL CABO DE AJO DE OKUDA

Hacía mucho tiempo que no subíamos nada al blog y los motivos son variados y todos de peso. Esta aventura vital que es Vanderule comenzó hace poco más de un año y empezó un poco a lo loco, en plan y porqué no, y si esto y si aquello, molaría nosequé, estaría genial nosecuánto y una cosa llevó a la otra y así casi sin querer nos vimos dentro de un proyecto inmenso que cada vez crecía más y más. Un proyecto de vida, de costura, de viajes, de sostenibilidad y reciclaje. Y nos adentramos con ilusión y muchas ganas pero sin tener apenas idea de costura y patronaje, ni de redes sociales, ni de montar una web y menos una tienda online. Y a todo esto hay que unirle que tienes que cerrar la etapa anterior y eso no siempre es sencillo, ni burocrática ni mentalmente. Y que las montañas de trabajo pendiente que tienes delante de ti, por un motivo u otro no descienden nunca. Cada vez que borramos algo de la lista de tareas pendientes, apuntamos 3 o 4 nuevos problemas que van surgiendo, nos sabemos muy bien de dónde. Pero nos encantan los retos, aprender, descubrirse ante la adversidad, equivocarse, rectificar, planificar, soñar y sobre todo viajar. Y eso es lo que hemos estado haciendo este último año. Y hemos tenido que dejar cosas apartadas temporalmente, como este espacio, para dedicarnos a otras más importantes. Esperamos ilusionados ir cerrando asuntos y comenzar por fin nuestro querido proyecto: Vanderule.

Además hemos tenido la incomodidad de ser suplentes de mesa electoral por lo que hemos tenido que ir improvisando sobre la marcha y atrasar este viaje y otros. Nada dramático, hemos estado un mes y pico x Portugal trabajando, diseñando y planificando nuestro futuro. Antes habíamos pasado 2 meses en La Rioja y parte de Navarra, de donde regresamos enamorados y con ganas de volver cuanto antes. Es la magia de nuestro nuevo planteamiento de vida, de dedicarnos en cuerpo y alma a los viajes slow, de cambiar la manera de mirar y los tiempos, un día a día donde trabajamos y conocemos el territorio sin prisas y este nos regala experiencias y momentos increíbles que antes pasaban desapercibidos. Después hemos pasado otros 2 meses en Palencia con P, una provincia que nos ha volado la cabeza. Y, como no, hemos ido y venido varias veces a Portugal donde trabajamos de maravilla y a donde nos encanta volver una y otra vez. Cuando nos preguntan dónde tenemos la oficina, de broma contestamos que a orillas del río Minho en Vila Nova de Cerveira en Portugal. Y de todo esto además de grandes recuerdos y vivencias tenemos montañas de fotos y de info que han ido quedando arrinconadas en algún lugar etéreo del portátil. Así que a principios de Agosto salimos rumbo a Francia, país que nos encanta y que hemos visitado infinidad de veces. Estamos aplicando el planteamiento slow a zonas que no conocemos mucho y nuestra intención era descubrir Aveyron, Cantal y Millevaches durante 2 meses, aunque conociéndonos… Y lo peor es que esta entrada (y las siguientes) que estáis leyendo ahora fue escrita hace 4 meses y ni tiempo que hemos tenido pues nuestro hijo Miguel se independiza y se ha pillado una casa y eso supone maratonianas sesiones de pintura, de electricidad y de mil chapuzas +. Hacía mucho tiempo que no nos pasábamos tanto tiempo en nuestra adorada A Coruña, pero así es la vida, hay que ayudar a que el pájaro vuele solo y acompañarlo en estos momentos decisivos.

lavardac francia río paisaje
LAVARDAC

Hacía prácticamente 1 año que no salíamos de la península y había ganas, además unos amigos andaban por el Perigord y planificamos una quedada. Con nuestro ritmo habitual remoloneamos varios días por el Cantábrico, paramos en Navia, Colunga, Santoña y Ajo, donde teníamos una visita pendiente con el faro de Okuda, una monada con unas vistas alucinantes pero petado de turistas y eso que el día no invitaba al paseo.

Ponemos rumbo al Perigord, nuestros amigos llevan unos días descubriendo esta maravilla de zona y están encantados, nosotros seguimos en nuestra línea y nos perdemos en Lavardac y Barbaste, 2 pueblos enanos pero increíbles, en el primero hay un área pegada al río p4n Lavardac y a media hora andando se llega a Barbaste, + pequeño pero monumental con un castillo, un parquin junto al río y varias rutas de senderismo que no nos resistimos a hacer. Y de premio una fiesta rock años 80 que reúne a todo el pueblo y alrededores. Inenarrable el espectáculo, jejejeje…

st cyprian francia selfie
LOS 4 ELEMENTOS

Como nuestros amigos tienen poco tiempo y se van a Bretaña en breve, decidimos reunirnos en Les Eyzies de Tayac, un pueblo troglodita pegado al río Vezère y aunque sabemos que hay un área de autocaravanas decidimos dormir en la estación de trenes donde hay muy poco tráfico y allí nos ponemos al día. Luego nos aventuramos a enseñarles la zona a Silvia y Víctor, unos autocaravaneros de Benicassin que conocimos en Viana do Castelo. El pueblo está animado y bastante lleno, hacemos una ruta que no conocíamos llamada el Boucle de Gorge d´enfer, de unos 10 km circular y que está bastante bien. Siempre es un placer inmenso disfrutar de sitios como estos con amigos furgoneteros. Ellos ya han estado recorriendo la zona y tienen varios sitios anotados y como nosotros la conocemos bastante bien, es sencillo hacer el itinerario. Además es que por aquí, no hay pueblo feo.

beynac et cazenac france
BEYCNAC-ET-CAZENAC

Visitamos Belves que no conocíamos, con un mercado que ocupa todo el pueblo, de esos que nos encantan con miles de delicatessen locales, con productos fantásticos km 0 y repleto de gente debido a las fiestas. Hay un área de autocaravanas gratuita y anotamos el pueblo para futuras visitas. Nos vamos a comer a Saint-Cyprien, medieval y hermoso a + no poder, encaramado en un risco y con un barrio alucinante en todo lo alto con callejuelas estrechas y unas vistas increíbles. También está en fiestas y muy animado, es lo que tiene agosto por estas latitudes. Cerca del área de autocaravanas descubrimos un aparcamiento bastante adecuado, criterio galego of course, para hacernos una barbacoa, arreglar el país y reírnos un rato. Por la tarde decidimos dormir en la estación de Vezac , más tranquila imposible, en plena naturaleza y con una ruta próxima siguiendo el curso del río. Es este un pueblo muy bonito y tranquilo que sirve para alejarnos de las hordas de veraneantes, turistas y gentes mil que hay en Beynac-et-Cazenac, al que vamos andando. Gran decisión porque está a tope y aparcar sería un problema seguro. El pueblo sigue la estética de todos los de la zona, el río hermoso y lleno de barcas y kayaks y una ciudad serpenteante hacia lo alto, con cuestas infinitas pero salpicadas con múltiples miradores donde uno no para de sacar fotos y descubrir el entorno. Es fácil distinguir los pueblos cercanos en la lejanía y el río omnipresente allá abajo. Una gozada que se culmina cuando al bajar descubrimos un chiringuito y a unos sevillanos simpáticos y emprendedores que lo regentan, parada obligada y cervecitas + que merecidas.

Los días pasan rápidos y felices, Silvia y Víctor son un encanto y disfrutamos un montón de su energía y sus ganas de vivir, de las comidas y cenas improvisadas, de los paseos, de las conversaciones sinuosas y laberínticas que nunca se sabe donde van a acabar, de las paradas técnicas a tomar las cervezas y de su carácter afable y muy divertido. Ayer por la noche desde Beynac descubrimos un castillo a lo lejos y ahí nos dirigimos, son apenas unos pocos kms hasta Castelnaud-la-chapelle y aunque el calor que nos acompaña todos los días es pegajoso, después de aparcar en el parquin municipal , ascendemos cómo podemos otra cuesta eterna pero con el premio de unas vistas magnificas desde arriba. No visitamos el castillo porque nos vamos a La Roque Gageac, otro hito imprescindible de la zona.

la roque gageac francia
LA ROQUE GAGEAC

Decidimos aparcar en el parquin de los globos aerostáticos (44.817299, 1.18335) pegados al río y muy tranquilos en plena naturaleza, es una ubicación excelente aunque no se puede dormir. Y por una especie de sendero selvático se accede a la playa que aunque no lleva mucha agua, es perfecto para mojarse un poco o darse un chapuzón. Y además está a un paso andando del pueblo, que como no podía ser de otra manera es como una feria, una manifestación de turistas de todo tipo con una actividad lisérgica allá a donde vayas. Buses, multitudes callejeando sin dirección, tráfico imposible, gabarras, grupos multitudinarios de kayaks dentro y fuera del agua, pero también un río increíblemente hermoso y un pueblo legendario.

rocamadour atardecer francia
ROCAMADOUR

Después de la visita de rigor, el guionista nos lleva a adentrarnos en un fantástico jardín de bambú con zona chill y muchos senderos donde se respira una paz y una calma impensables hacía diez minutos. Una isla de tranquilidad y belleza en medio del bullicio festivo de un pueblo tan turístico. Comemos en nuestro spot secreto y después ponemos rumbo a Rocamadour, otro icono de la zona donde se separarán nuestros caminos. En vista de que toda la zona está abarrotada decidimos subir al parquin de pago de los castaños y para nuestra sorpresa descubrimos que está prácticamente vacío.

rocamadour france panorámica
+ ROCAMADOUR

Llegamos a esa hora mágica donde la luz cambia e invita a sacar fotos memorables. Pero el espectáculo desde el pueblo es tan apabullante que no hay cámara que logre reproducir tanta belleza y magnificencia. Desde el mirador nos demoramos en la contemplación de aquella visión grandiosa y morosos bajamos hacia los pies del santuario. Nos encanta descubrir en las caras de nuestros amigos esa emoción no disimulada de cuando se descubren sitios como este, que se te quedará grabado para siempre. Paseamos asombrados de la poca gente que hay, creemos que es la vez que lo vemos tan vacío. Y la verdad, es una delicia. Disfrutamos de unas cervezas y de la complicidad de esta pareja bonita y aventurera, hablamos de destinos próximos, de planes futuros, cercanos o lejanos, alguno un poco incierto. Hacemos una cena de despedida y nos separamos con una carga de energía extra después de disfrutar de unos días magníficos en su compañía. Nos espera Cantal, pero esa es otra historia.

rocamadour autocaravana cena van life
VAN LIFE FOREVER