EL LENTO CAMINO DE RETORNO

mayenne rio francia
MAYENNE

Los Vanderule siempre tenemos claras varias cosas cuando viajamos, no pagamos peajes nunca o casi, no tenemos prisa, cualquier desvío está justificado y por supuesto el plan es que no hay plan. Por lo que el lento camino de retorno, casi se hacía solo. Bajaríamos dirección sur, sin peajes y nos pararíamos allá donde hubiera algo interesante para nuestros caprichosos intereses. Durante todos estos años hemos ido recopilando informaciones varias sobre destinos diversos y tenemos un mapa con destinos pendientes, así que lo consultamos con cierta frecuencia y si alguno nos queda cerca pues vamos a por él. Y este fue el caso de Mayenne. Una preciosa villa ducal con un pasado esplendoroso de la que conserva su imponente castillo, visible casi desde cualquier punto de la ciudad y que es atravesada por el río Mayenne. También hay una basílica y muchas plazas. Y durante muchos meses del año es posible hacer un crucero por el río y existe para nosotros los furgoneteros, la posibilidad de dormir en alguno de los embarcaderos, sobre todo en temporada baja, a escasos metros del río. Es una ciudad muy animada y con muchas terrazas y variada oferta gastronómica, perfecta para deambular, sentarse a la sombra a tomar algo o disfrutar un helado desde alguno de sus miradores.

laval rio mayenne francia
LAVAL

Continuamos dirección sur sin apartarnos del río Mayenne y poco a poco vemos que el paisaje va cambiando, nos hemos adentrado en el Pays de la Loire y ahora el agua y los castillos toman la palabra. Llegamos a Laval una importante ciudad con gran peso artístico e histórico. Pegada al río Mayenne conserva mucho patrimonio de su esplendoroso pasado. Por supuesto un castillo con un imponente torreón circular que hoy en día se ha transformado en un museo de arte naif, debido a Henri Rousseau, que nació en la localidad. Una maravilla, muy recomendable, somos fervorosos seguidores de esta disciplina artística donde la espontaneidad y el autodidactismo se contraponen a las posturas más academicistas del arte. El centro es medieval y nos dejamos deslumbrar por un desfile infinito de casas de entramado de madera, fachadas increíbles, voladizos historiados mientras tomamos algo en alguna de sus terrazas perfectamente integradas en el conjunto y vemos la vida pasar, bajo la sombra , porque las temperaturas han vuelto a subir y de qué manera. También hay una catedral y muralla y puertas y mil excusas para recorrer sin prisa toda la ciudad.

centro historico laval francia
CENTRO MEDIEVAL DE LAVAL

Existen varios miradores donde contemplar la ciudad desde lo alto y ver como el sol implacable convierte las grises aguas del río en reflejos dorados. También hay varios jardines y nos han hablado de un museo de la leche y del queso que no hemos podido visitar porque el destino nos ha regalado la cadena de tiendas Bouchara, que no conocíamos y donde hemos aprovechado una increíble oferta de restos de telas de algodón y lonetas, de una calidad y diseños top a unos precios tercermundistas. No dábamos crédito a lo que veíamos. En la siguiente terraza y con un par de cervezas delante hemos empezado con el i+d de barra de bar que tanto nos gusta y han ido surgiendo 1001 ideas para hacer con aquel maravilloso e inesperado tesoro textil.

chateau gontier rio mayenne francia
CHATEAU-GONTIER

Como el plan de seguir la estela del río Mayenne está saliendo de coña, continuamos ruta sur y después de un día de tomárnoslo con calma, pues el calor vuelve a hacer de las suyas, llegamos a Chateau-Gontier, tarde pero con muchas ganas de sacarle todo su jugo, pues nos han hablado maravillas del pueblo y sobre todo de su área de autocaravanas, medio salvaje, medio canalla como las que nos gustan a nosotros. Y nuestro gozo en un pozo o casi. Resulta que se va a celebrar un macroconcierto indie y han trasladado la zona de aparcamiento a una pequeña arboleda al lado del hospital y allí se amontonan casi un centenar de autos y furgos, grupos de groupies adolescentes, jubilados gabachos, un par de gallegos despistados y algún otro que pasaba por allí. Fantástica situación, nos buscamos un sitio tipo Tetris y nos disponemos a descubrir la ciudad. Aún continúa haciendo un calor de mil demonios y la cervecita helada es lo primero y en el bistró nos enteramos de que coincidente con el festival de música hay varias expos de arte contemporáneo en diversos espacios de la ciudad y todo un abanico de actividades culturales. Pero que cierran en 5 minutos. En fin qué se le va a hacer….

rochefort centro ciudad francia
ROCHEFORT

La ciudad aparece dividida por el río en dos partes bien diferenciadas, el centro histórico en la parte alta con calles estrechas, casas imponentes y palacios fruto de su importante pasado en el comercio de telas. Del otro lado del río, el barrio de Faubourg con un convento gigante e iglesias y diversos edificios conventuales. Todo aderezado con coquetas plazas y bellos jardines. Y aunque para los parámetros franceses era demasiado tarde para casi cualquier cosa, aquella concentración de adolescentes hizo que los locales retrasaran un poco su implacable hora de cierre, lo que agradecimos, aunque por contrapartida la noche en la zona de pernocta fue animada e insomne. Es lo que hay, todos fuimos jóvenes…

Agobiados por el calor ponemos rumbo a la costa y paramos en Challans y su modesta , un pequeño pueblo que no conocíamos y que nos regaló un centro peatonal muy chulo, atiborrado de terrazas, mucha sombra y la oportunidad de descansar y no hacer nada. Allí nos sucedió algo insólito por estas latitudes y es que con una cerveza, guiño-guiño, nos pusieron una tapa, si como lo oís, un pincho gratis y nada más y nada menos que unas patatas mexicanas como nos informaron en un español macarrónico después de un guiño cómplice de ojos. Palabra que no había allí nada mexicano, ni las patatas ni nosotros. Y para colmo, queriendo agradarnos un poco +, cambiaron a nuestro adorado Nino Ferrer por Pachanga Mix 2004 o algo parecido, que sospechamos que lleva años prohibido por el Tribunal de Derechos Humanos. En fin… Una parada técnica en Fontenay-le-Comte y rumbo a nuestro adorado Rochefort, qué mejor bálsamo para descansar unos días.

cordeleria real rochefort francia
CORDELERÍA REAL DE ROCHEFORT

Rochefort, no confundir con el del queso, está situado a un paso del Atlántico, en la desembocadura del río Charente en una posición estratégica, de ahí su glorioso pasado marítimo. Es mundialmente conocido su arsenal militar del que han salido centenares de barcos que han servido a Francia para extender su imperio. La famosa y legendaria fragata Hermione se construyó aquí, y en un arrebato muy gabacho, han decidido crear una asociación para hacer una réplica usando los mismos materiales y técnicas que en el original. Y se puede visitar a día de hoy en uno de los múltiples diques que existen en la ciudad.

rochefort puerto fragata hermione francia
LA RÉPLICA DE LA FRAGATA HERMIONE

Y luego está la Cordelería Real con un interminable edificio donde se han fabricado todo tipos de cuerdas para la marina durante siglos, hoy es el Centro internacional del mar. Y también está el museo de la marina y tropecientas cosas más. Es una maravilla pasar entre sus diques, su puerto de recreo, su monumental e imponente casco urbano con un diseño geométrico, sus plazas y sus terrazas. Y su vibrante centro siempre animado y los pequeños descubrimientos, un ático lounge donde hacen cócteles tropicales, que descubrimos a cada nueva visita. Y para los furgoneteros hay muchos sitios para pernoctar, todos rodeados de agua y en parajes muy chulos. Y aunque también los hemos visitado, nosotros preferimos dormir en el enorme aparcamiento de la entrada del pueblo donde si bien todo es más ruidoso, las noches resultan más emocionantes y sorprendentes.

rochefort centro francia
ROCHEFORT

Y otra de las sorpresas que nos encantan de esta ciudad es su mercado, ocupando una docena de manzanas del centro, que se realiza nada más y nada menos que martes, jueves y sábado de cada semana. Un desparrame de productos de proximidad, de productores locales y donde la calidad siempre está en lo más alto. Disfrutamos como enanos y estamos convencidos de que este es el camino, este es el futuro, la economía circular y el km 0 como única manera sostenible de dinamizar el rural y las zonas despobladas, incluso ciudades del tamaño de esta. Nos consta que no existe ningún supermercado en todo el centro y que por aquí nadie lo echa de menos. Y si la ciudad ya nos tiene ganado el corazón, los alrededores son una locura.

transbordador echillais francia
TRANSBORDADOR DE ECHILLAIS

En pleno estuario del río Charente se encuentra el famoso puente-transbordador de Martrou en Echillais, una virguería de la ingeniería de principios del siglo 20 y primo del de la ría de Bilbao. Desde hace unos años se ha restaurado y sirve durante unos meses del año como atracción turística y para pasar ciclistas y viandantes de un lado al otro. Se ha creado un pequeño museo y existe la posibilidad de dormir con la furgo o autocaravana a escasos metros en un pequeño parquin. Es posible realizar alguna excursión por la zona. Una visita super recomendable.

playa port des barques francia
PORT DES BARQUES

Si continuamos por el estuario en dirección al océano, nos vamos encontrando una sucesión de pequeños pueblos algo turísticos y orientados al verano y a las vacaciones. Abundan los campings, los alquileres vacacionales, pequeños hostales y todo tipo de establecimientos turísticos. Salvo algunas fechas del verano, la cantidad de gente es asumible y los encantos de la zona compensan con creces esas pequeñas incomodidades. Las carreteras son estrechas y las calas se suceden, pequeñas ensenadas de aguas tranquilas donde poder bañarse o realizar cualquier actividad náutica. Abundan las fiestas gastronómicas, las orquestas y los festivales de todo tipo y condición. Fuera de Julio y Agosto aquello es un paraíso slow donde la tranquilidad y los parajes idílicos son los protagonistas.

piscina marea port des barques francia
PISCINAS DE MAREA

Sobre todo el último pueblo del estuario, en la punta, esa maravilla llamada Port des Barques, donde parece que el mundo se paró y todo va a otra velocidad, donde los paseos de una playa a otra, las comidas o barbacoas bajo los pinos, los baños en las piscinas de marea que se llenan debido a las enormes oscilaciones existente entre marea alta y baja, pueden ser una droga muy potente. Las posibilidades para las autocaravanas son infinitas y muy variadas, siempre en un entorno natural de primera.

port des barques carrelets francia
CARRELETS DE PORT DES BARQUES

Y por si todo lo comentado fuera poco, tenemos un as guardado bajo la manga, está la legendaria Ile-Madame un pequeño islote con un camping, un par de restaurantes, algún alojamiento que otro, un parque con barbacoas y muchas playas. Lo más interesante es que sólo se puede acceder cuando está la marea baja y como por obra de magia se va descubriendo un pequeño camino por el que pasan coches, ciclistas, peatones e incluso carros tirados de caballos repletos de turistas. Es algo mágico todo el proceso, observar en la tabla de mareas el horario a partir del cual se podrá cruzar, notar la expectación entre la gente que espera y sobre todo el empezar una especie de peregrinaje multitudinario caminando sobre piedras aún húmedas. Hemos vivido esta situación en distintas partes de Francia y también en otros países y os recomendamos la experiencia, que seguro no dejará indiferente a nadie. Lo mejor es cruzar andando, los coches tienen poco aparcamiento y a veces se limita el número de accesos posibles. Alrededor de toda la isla hay un hermoso sendero circular que la bordea y recordad que hay un tiempo limitado para permanecer en ella puesto que en unas horas la marea volverá a subir dejándola otra vez aislada, otra vez recuperará su insularidad. Pero que no os entre el agobio porque las distancias son cortas y es posible cruzar, realizar la vuelta completa, comer por el camino o en restaurante e incluso bañarse.

camino paso ile madame francia
paso marea baja ile madame francia
PASO DE ILE-MADAME

Y después de unos días de felicidad máxima por la zona, pusimos rumbo al sur y siempre que viajamos a Europa, tenemos un lugar fetiche en Francia, un punto de parada obligatoria tanto a la subida como a la bajada, está estratégicamente ubicado en un pueblo que no tiene nada, un par de bares, un restaurante y un supermercado y donde no se puede hacer nada que no sea relajarte y pensar. Es un pequeño camping reconvertido en área para autocaravanas, salvaje y con muchos árboles y sombra donde poder sacar el toldo y las tumbonas y la mesa y hacer un churrasco y ver pasar el tiempo. Está en Mirambeau y nosotros lo usamos como centro para planificar el viaje actual si subimos hacia Europa o sacar conclusiones del que estamos acabando si la parada la hacemos durante el camino de regreso a casa. Así que durante un par de días, en un antiguo camping, ordenamos fotos, hacemos mapas y ponemos a punto la autocaravana y las mil cosas que llevamos siempre con nosotros. Y aquí surgen ideas para próximos viajes o proyectos. Este camping abandonado siempre nos pone las pilas y es parada obligada. Y con todo en orden estiramos la llegada como un chicle increíblemente elástico, disfrutando de todo lo bueno que tiene nuestro país y que habíamos echado de menos durante 6 o 7 semanas. Y así fuimos parando en Unquera, Gijón, Lugones, Navia, Ribadeo, Barreiros, Guitiriz para por fin llegar a casa, con la cabeza llena de historias, de recuerdos y sobre todo de ideas para próximos viajes, pero eso es otra historia.

carro caballos ile madame francia
ILE-MADAME