EL VIAJE INFINITO

saint jean pied de port rio francia
SAINT-JEAN-PIED-DE-PORT

Recordamos con nostalgia, la alegría con la que en su día cruzamos fronteras por primera vez. Aquello era toda una fiesta, el logro de un objetivo, la realización de un sueño. Y ahora también, aunque tal vez por otros motivos. Ahora es como un cambio de chip. Se acabó esto y lo otro y ahora toca aquello y lo de más allá. Tenemos tan interiorizados algunos mecanismos que no nos cuesta dar el paso, la adaptación al nuevo territorio, al nuevo escenario. Está claro que como viajeros curiosos y furiosos, buscamos retos y países nuevos y desconocidos que nos hagan salir de nuestra zona de confort y nos hagan ponernos las pilas y aguzar el ingenio. Esa sensación es la leche, tener que descubrir hasta cómo es lo más simple, comprar el pan, ir a la lavandería, los tipos y tamaños de las cervezas, los horarios de las tiendas, en fin el día a día, También que tarjeta se puede usar, cómo funcionan las áreas de autocaravanas, es posible pernoctar por libre, los precios, los usos y costumbres locales en cuestiones cotidianas como hacer la compra o ir a la farmacia y que no tengas que ir al mecánico o al médico. Y para qué hablar del idioma.

saint jean pied de port francia
EL COMIENZO DEL CAMINO FRANCÉS

Ese chute de novedad, de estar alerta y al loro, con todos los sentidos a pleno rendimiento es lo más. Ese descubrir y disfrutar lo diferente, romper estereotipos, olvidarte de prejuicios y otras chorradas, buscar la integración con el entorno, te hacen crecer como persona y darte cuenta de que todos esos peligros y amenazas que se cuentan no son reales,  son inventos de los poderes fácticos y de la televisión para que apretemos el culo y veamos Telecinco. Al menos nosotros  necesitamos esa sensación de pisar tierra desconocida muy a menudo. O al menos la necesitábamos. Porque vino la pandemia y cuando nos dejaron salir, desolados y tristes porque  solo podíamos ir por la provincia de A Coruña, descubrimos que aunque conocemos nuestra tierra muy bien, aún había cosas que teníamos pendientes, descubrimos que el viaje es infinito, que los sitios y las personas son mutables, que nunca has aplicado la lupa lo suficiente al territorio y que cualquier rincón de cualquier lugar del mundo puede ser hermoso, sorprendente, mágico. Y que el cambio es vida y este es constante. Todo esto nos hizo replantearnos muchas cosas, algunas trascendentes y vitales, como el tipo de viaje que haríamos en un futuro. Nos hizo reflexionar sobre la idea de viaje, sobre el viaje slow, sobre la calidad, sobre buscar lo que necesitamos, lo que nos va, sobre que a veces es necesario parar, reflexionar, hacer limpieza y empezar de nuevo, de cero o casi, sentar las bases de tus planes de futuro. Y eso hicimos. Y tan tranquilos. Felices por haber sacado algo positivo de una época nefasta para todos, también para los espíritus libres que necesitan el movimiento para sentir que están vivos, que son dueños de su destino. Y fue una terapia estupenda y alucinante. Primero A Coruña, luego Galicia, después Portugal, mil veces visitada antes y mil cosas descubiertas al cambiar la mirada, Portugal es infinito y maravilloso.

sauveterre de bearn francia
SAUVETERRE-DE-BÉARN

Y después Francia y tuvimos que volver rápido ya que cerraban todo otra vez a nuestro paso. Y así hasta ahora que volvemos a sentir el cosquilleo de cruzar otra frontera, esta vez por los Pirineos, con el reto añadido de la lluvia y la niebla y docenas de curvas que suben o bajan en pendientes imposibles, donde  peregrinos y ciclistas calados hasta los huesos y con ilusión desbordante en su mirada, cuestionan el mérito de nuestra aventura. Y llegan los carteles, las señales de tráfico, las casas, pequeños detalles y te das cuenta de que esa línea imaginaria que separa un país de otro es algo más que eso. Es una manera de concebir la vida. Y nos adentramos con decidida alegría en un país que tanto nos ha dado. Y siguiendo la máxima del viaje infinito, nos dirigimos por cuarta o quinta vez a Saint Jean Pied de Port, a verlo con otros ojos, con otra actitud, con calma. Y él agradecido, nos regala una ruta por el río que no conocíamos y una pequeña feria de antigüedades. Y también su presencia imponente y solemne, conocedora de su importancia histórica y estratégica. La  ciudad aparece vital y efervescente, como siempre llena de esa mezcla variopinta que son los peregrinos, los turistas, los locales y algún despistado. La zona fortificada, las puertas, el Camino de Santiago, el chemin du halage con unas vistas alucinantes del pueblo y de los montes que lo rodean, la subida por sus empinadas callejuelas hacia algún mirador o el simple deambular sin rumbo, hacen que la mañana pase a toda velocidad, que tu oído experto se haya acostumbrado al murmullo gabacho, que te sientas como cuando visitas a un viejo amigo al que no ves desde hace tiempo. El viaje infinito.

navarrenx francia
NAVARRENX

Sin rumbo fijo nos adentramos por el territorio de Bearn, donde trabajamos toda la mañana en varias ideas, el broche mariposa y un neceser sobre el que hemos discurrido una fórmula matemática para hacerlo a escala al tamaño que queramos. El área está cerca de un colegio que no tiene vallas y a nadie le parece extraño que un pureta barbudo se eche unos tiros en unas canastas. Y deambulamos sin más rumbo que ir hacia el este, hacia Alemania, subiendo y bajando montañas, recorriendo valles y paisajes inmensos de verdes intensos, siempre pegados a los Pirineos, descubriendo pequeños rincones y haciendo rutas de naturaleza, visitando pueblecitos y conociendo gente. El calor nos acompaña y hace que nuestro ritmo sea más pausado que de costumbre.

oloron sainte marie francia
OLORON-SAINTE-MARIE

También trabajamos menos, estamos dándole vueltas a varios temas sobre esta aventura que emprendimos hace unos meses. Además estamos de vacaciones. Y siete u ocho o sabe dios cuantos días después nos vemos en un cruce de carreteras echando alegremente una moneda al aire que será la que decida cual será nuestro rumbo. Alemania nos queda muy lejos no solo en distancia, sino también en apetencia. Hemos estado un mes y pico el año pasado en Septiembre y nos damos cuenta que ahora no es el momento.

fuentes canal du midi saint ferreol francia
LAS FUENTES DEL CANAL DU MIDI EN SAINT-FERRÉOL

El verano está siendo muy caluroso y sabemos que nuestro destino está en otro lado. En algo más al norte, algo más acorde a nuestras ganas de fluir con el viaje, que sea una mezcla de descubrimiento y de dejarse caer por sitios amados y donde hemos pasado temporadas increíbles. Y donde en el mismo día puede hacer un tiempo magnífico varias veces. Y donde el calor no afecte tanto a unos del norte que llevan diez días o más achicharrados. Y donde hay playas increíbles, paisajes alucinantes, aparcamientos en plena naturaleza salvaje, una gastronomía increíble y una gente espectacular. Y que son como nuestros primos, que somos todos celtas, que llueve y a nadie le importa, que se escuchan gaitas, que hay montes míticos y legendarios y que sobre cualquier cosa puede haber una leyenda increíble.

durfort ciudad artistas francia
DURFORT LA CIUDAD DE LOS ARTISTAS

Y el verano aquí es una exaltación de su esencia, de sus costumbres, de su forma de ser. Y que adoramos esta tierra que siempre nos acoge con los brazos abiertos y que nos regala aventuras, historias y postales mentales que no se nos borrarán de la cabeza nunca. Antes de que la moneda cayese ya sabíamos que iríamos a Bretaña, que lo de Alemania se aplazaba. Y muchos os estaréis preguntando que cómo lo sabíamos, pues muy simple.

olargues francia
OLARGUES

El año pasado después de casi dos meses tuvimos que regresar precipitadamente por un problemilla de salud de un hijo. Estábamos a apenas 50 km de acabar el recorrido y en Lamballe recibimos una llamada que nos hizo regresar. Y hay pocas cosas de las que estamos convencidos, pero una de ellas es que al guionista le encanta acabar lo que se empezó. Y en esas estamos ahora, continuando una historia inacabada, otro viaje infinito.

aubusson ciudad del tapiz francia
AUBUSSON LA CIUDAD DEL TAPIZ